Impacto del estrés y estrategias para reducirlo. Aprende a gestionar tu estrés

Impacto del estrés y estrategias para reducirlo. Aprende a gestionar tu estrés 724 1024 Inself

El impacto del Estrés y estrategias para reducirlo

El estrés es un proceso de adaptación natural ante lo que percibimos como una sobrecarga, y que dispara, de forma automática, una activación fisiológica poniéndonos en estado de alerta. Y cuando la situación se resuelve, volvemos al reposo.

Pero si este estado de alerta se cronifica, los efectos en el organismo son profundos e indeseables y afectan a todas las áreas de funcionamiento: cognitivo, emocional y físico.

En un mundo como el nuestro, marcado por la rapidez y el cambio, la necesidad de adaptación a lo nuevo es casi constante. Todo parece estar al alcance de la mano, lo que nos brinda un sinfín de posibilidades, pero al mismo tiempo también resulta abrumador. Cada vez es más difícil centrarnos en lo que realmente importa, o discernir y recordar lo que realmente importa. Nuestra capacidad de atención disminuye y más y más personas experimentan problemas de estrés crónico, pudiendo fácilmente derivar en ansiedad y/o depresión.

En España, estos problemas derivados del estrés (depresión y ansiedad principalmente) se han convertido en un importante problema de salud pública y van en aumento. Se estima que casi un 20% de personas ha presentado o presentará algún trastorno a lo largo de su existencia y su impacto en la calidad de vida y también en el funcionamiento laboral es muy elevada, con alteraciones en la memoria, la capacidad de concentración y el rendimiento en general.

Estresores externos e internos

Pero además, a los estresores externos – muchas veces inevitables-, como las dificultades propias de la vida, del trabajo, de las relaciones, le añadimos a menudo la presión de nuestros propios pensamientos (anticipando resultados o fracasos, marcando expectativas perfeccionistas) y juicios (“no soy lo suficientemente bueno” “debería esforzarme más”…). 
 Y con la idea de aliviarnos, terminamos realizando conductas que, aunque proporcionen gratificación momentánea, lejos de devolvernos al equilibrio nos alejan de él: trabajar más, comer, fumar, beber, etc.

Comprender el proceso

Para reducir el estrés, el primer paso es comprenderlo. El proceso comienza cuando una persona percibe una situación como amenazante o que supera sus propios recursos. Es una sobrecarga percibida, que depende tanto de las demandas de la situación como de los recursos con los que cuenta la persona. Por tanto, para reducirlo podemos intervenir en los dos factores de la ecuación, disminuyendo demandas o aumentando recursos, pero también en la manera de percibirlo.

Reducir y gestionar el estrés

La evidencia más sólida en la efectividad en reducción del malestar y gestión del estrés, son los enfoques psicológicos basados en la terapia cognitivo-conductual y las intervenciones basadas en Mindfulness. Sus resultados positivos derivan de los siguientes mecanismos:

  1. Convertir amenazas en oportunidades: ¿por qué hay personas que ven la adversidad como un reto, como una oportunidad y son capaces de sacarle significado y otras lo perciben con miedo y desesperación? Construyendo la vida de acuerdo a valores y con propósitos claros hace que las personas sean más proclives a vivir las dificultades y el estrés como oportunidades de mejora.
  2. Reconocer los signos tempranos: el estrés dispara un potente torrente químico en nuestro cuerpo produciendo una gran activación fisiológica. Si nos entrenamos para reconocer los primeros signos de estrés en el cuerpo, tenemos más posibilidades de relajar la tensión y no dejarnos atrapar en la cascada de reacciones.
  3. Reducir estresores internos: entrenando a la mente para reconocer cuando está atrapada en pensamientos sobre el pasado y el futuro y devolverla al presente. Cambiando el diálogo interior, desde la autocrítica y los juicios hacia la amabilidad y el apoyo incondicional.
  4. Romper el ciclo reactivo: a menudo, al sentirnos estresados, reaccionamos con conductas que desgastan aún más los recursos internos y aumentan a su vez el estrés.
  5. Reduciendo demandas y aumentando recursos: proporcionando mayor claridad y habilidad para influir sobre el entorno, eliminando estresores innecesarios y respondiendo con conductas de autocuidado que nutren y aumentan nuestros recursos.

Centro de salud emocional, cognitiva y conductual. Somos especialistas en mindfulness y compasión, atención psicológica y entrenamiento en bienestar emocional en personas y empresas.

C/ Bruc 127, 3º-2ª
Barcelona 08037

Telèfono 649 328 135
E-mail info@inself.es

Mantenemos tus datos en privados y solo los compartimos con los terceros que hacen posible este servicios. Lee nuestra política de privacidad.